MALAS COSTUMBRES X

ENDORFINAS Y ALIMENTOS

AZUCARcopiaPero trigo, lácteos, papas y aditivos no son los únicos actores de la escenografía adictiva. No olvidemos a nuestras endorfinas, es decir, la “morfina endógena”. Y dichos péptidos se generan a partir de ciertos neurotransmisores que establecen determinados circuitos. Uno muy estudiado e influenciado por el alimento cotidiano es el circuito de la dopamina. Sus mecanismos se suelen describir como “la ruta de la dopamina”, circuitos cerebrales que comparten la cocaína y la heroína. La dopamina produce satisfacción y placer, siendo activada por sustancias como el alcohol, la nicotina, la cocaína, las anfetaminas… y los hidratos de carbono. También el gluten del trigo es un activador de la dopamina. En general todos los carbohidratos refinados (sacarosa, jarabe de maíz de alta fructosa, harina blanca, féculas) lo son; y este efecto de euforia fugaz está en el origen de las adicciones alimentarias. Rápidamente se genera un efecto de tolerancia, por el cual cada vez se necesitan dosis más altas para producir el mismo efecto. Este mecanismo hace sentir sus efectos también sobre la glucosa, la insulina y la serotonina, y se potencia cuando el carbohidrato refinado está acompañado por grasas. También la carne potencia estos efectos, estimulando la producción de insulina (aún más que las pastas) y aportando grasas. Esto nos permite comprender las razones adictivas que subyacen detrás de las combinaciones alimentarias más irresistibles y difíciles de abandonar, basadas en el quinteto lácteos/trigo/azúcares/carnes/grasas: o sea chocolate, pizzas, facturas, pastas, hamburguesas, papas fritas, gaseosas (con sus omnipresentes dosis copiosas de azúcares y cafeína)… ¿Comprende porque “morimos de ganas” por estas cosas y no por una manzana o una planta de apio?

Como vimos antes, otro elemento que genera opiáceos adictivos es la cocción, sobre todo cuando supera los 100ºC, algo común en horneados, frituras y grillados. Como bien saben los fabricantes de aditivos saborizantes, al calentarse proteínas (sobre todo de leche y trigo) y azúcares, se generan las llamadas aminas heterocíclicas, sustancias exactamente iguales a las que aporta el cigarrillo y de similares efectos adictivos, con el agravante que consumimos más volumen de comida que de cigarrillos.

Anuncios

One response to this post.

  1. Hola! acabo de descubrir tu blog y llevo horas pegada a la pantalla 🙂

    Soy nutricionista y naturópata por lo que el tema me interesa mucho. Es interesante que des datos bioquímicos, pues la información (entender qué estamos haciendo mal y porque) es el empujoncito que nos hace abandonar conductas indeseables.

    Te iré siguiendo…Un saludo!

    Yhanna

    http://www.yseterapias.com

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: